VIVAN LAS MEDIDAS DE SEGURIDAD DE LAS TIENDAS DE LAS GASOLINERAS

Las tiendas de las gasolineras, coincidiréis conmigo, son de esos pocos lugares de la tierra que se viven intensamente. Todo allí es más apetecible, más interesante, más sugerente y más fácil de comprar. Sobretodo durante las paradas nocturnas, entonces se convierten en oasis de diversión. Si tienes la suerte de encontrar una cerrada en las que te diriges al empleado a través de una ventanilla puedes jugar a una versión interactiva y con un ser humano de aquel juego de los bares en que debes coger un regalo con unas pinzas mecánicas. Puedes gritarle las órdenes al encargado desde la ventanilla y moverlo a placer entre los pasillos de la tienda, agachándose y levantándose al grito de “¡no, esos no! ¡Más a la derecha! ¡Detrás, justo detrás! ¡No, no! ¡Ahí, ahí!”. En uno de estos santuarios encontré este espejo abombado en el techo. Está puesto ahí para que el empleado pueda controlar desde el mostrador todos los rincones de la tienda pero, en la práctica, esto y un centro comercial es lo más parecido a una feria que vas a encontrar.

Este sábado, paseando por Barcelona, pasé junto al Cine Paris, en Portal del Àngel. Su estado actual es este:

RUINAS_1

Habeis acertado, lo han echado abajo. Me acordé de la última película que vi allí. Fue “El Lobo”. Recuerdo que disfruté. Y pensé que era un buen cine, cómodo, agradable. Cuando veo la ruina de lo que en otro tiempo fue algo importante no puedo evitar pensar en la gente que disfrutó de ese espacio cuando tenía otra forma. Y pensé en los sustos, llantos, decepciones e incluso pajotes que se habrían producido en aquel socavón.

Recordé uno de estos lugares que me gustaron especialmente. Se trata de la Estación de tren de Canfranc, en el Alto Aragón, cerca de Jaca. Una impresionante estación de tren que Franco quería utilizar como vía de contacto rápido con Francia y que se abandonó. Allí se quedó, enorme y congelada como un mamut. Y allí continúa. Es una buena visita. Ahí os dejo un par de fotos.

RUINAS_2 RUINAS_3

Mi pueblo, Cardona, vive estos días con tristeza la marcha de uno de nuestros inmigrantes más queridos. El sueco Esven se marcha del pueblo. Así lo ha hecho saber colgando este letrero en su balcón informando de sus intenciones e incluyendo su número de teléfono móvil. Ha tenido la suerte de que la grafía de su nombre en catalán suene igual que “se vende” en este idioma. De este modo ha podido componer el que quizá sea uno de los carteles que mejor uso ha hecho de la economía del lenguaje y la polisemia de toda la historia.

ADIOS, SIMPÁTICO SUECO

Nota: Me he permitido emborronar tres de los nueve dígitos del cartel con el photoshop para evitar que le toquéis los cojones a nuestro simpático vecino

6:55 DE LA MAÑANA

Hace un par de meses. Bajando por Pau Claris en busca de Mallorca, de camino a la radio. O espera a que abran porque ha perdido las lentillas o lleva una papa como un piano. Apuesto por lo segundo ya que ha perdido los zapatos y no está sentado frente a una zapatería.

Juan Antonio Cebrián

Nos quedamos sin uno de los grandes. Ha muerto Juan Antonio Cebrián, con sólo 41 años, de un infarto. Era el director de “La Rosa de los Vientos”, el programa de culto de Onda Cero. Esto de “programa de culto”, en este caso quiere decir que era un muy buen programa de radio, que se había mantenido en antena durante muchos años y que había conseguido crear un movimiento fan de aquellos que quita el hipo, con multitud de páginas en internet, fonotecas y un etcétera de muchas gigas y herzios. Mi más sentido pésame a todos los que querían a Juan Antonio, entre los que me cuento, como se quiere a un buen radiofonista. Es decir, en silencio y con los auriculares puestos. Buen viaje.

Page 243 of 244« First...102030240241242243244