Público – Persona, animal o cosa (07/01/12)

Esperábamos a la pediatra en el box de urgencias del hospital de Sant Pau en Barcelona. Se me ocurrió sacar uno de los guantes desechables azules que asomaba de un dispensador. Lo hinché y anudé para que pareciera una ubre de vaca y con ella le expliqué un cuento a mi hijo, para entretenerle y calmar así su llanto. Cuando entró la doctora le expliqué lo que había hecho. Amablemente, pero de forma sincera y sin ocultar su preocupación, me explicó que por ella no había ningún problema, pero que en breve, al ritmo de los recortes que estaban experimentando en el hospital, quizá tendría que reprender a otro padre que quisiera hacer lo mismo. Ambos reímos sin ganas la ocurrencia sin gracia.

Continuar leyendo la columna

MI suegra tiene un balcón (1). Este balcón es un lugar muy fotogénico. No sé si fotogénico es la palabra. Supongo que no, el balcón no es que salga muy bien en las fotos. Si echas una foto desde fuera, el balcón es normalito, pero desde él se toman instantáneas acojonantes. Debe ser fotocreativo, o fotoreactivo, forogenerador o fotoatractivo. Está en primera línea de playa, en Cunit, y ofrece unas vistas alucinantes. Yo creo, modestamente, que no tiene parangón en la historia de los balcones con vistas. El balcón con vistas (un buen título de película, ¿no?)

(1) Parece el primer verso de una bachata o un merengue, ¿no? “Mi suegra tiene un balcón/Ay mi papi que sabroso/Te asomas bien peligroso/Y te dan un aventón”



Y ya puestos a recomendar series, en la línea del post de ayer, no os perdáis Homeland, que acaba de finalizar su primera temporada, de Showtime, los que echan Dexter. Buenísima. Espionaje, militares, terroristas y personajes molones.

20120105-171748.jpg

Black Mirror es una miniserie del canal inglés Channel 4, obra de los creadores de Dead Set, la cual ya recomende en su día aquí y que se ha convertido en una de las más gratas sorpresas televisivas que me he llevado en mucho tiempo.

Consta de tres episodios independientes entre sí, pero hermanados por una temática común: el impacto de la tecnología en nuestras vidas. Plantea tres situaciones más o menos plausibles a corto o medio plazo. Explora el terreno de la ciencia ficción aplicada a la esfera política, social e íntima con impactantes resultados.

El primer episodio, The National Anthem, plantea una crisis gubernamental tan sorprendente como perturbadora. El segundo, Fifteen Million Merits, ofrece una visión distópica de un angustioso futuro cercano en que las redes sociales han acabado fusionándose con los medios de comunicación de masas. En el tercero, The Entire History of You, un revolucionario gadget cyberpunk eleva las relaciones de pareja a la categoria de pesadilla.

Los tres están magistralmente escritos, dirigidos, interpretados y realizados. Los tres resultan perturbadores y contundentes. Permanecen en el recuerdo durante horas, si no días, después de darte una patada en el estómago. Extremadamente recomendable.