Ahí estuvimos el sábado 26, en la sala La Vaca de Ponferrada. Los que estuvieron seguramente se dieron cuenta de que me lo pasé de miedo. Espero que vosotros también. Comí cecina, chorizo, y otros embutidos. Tanta carne que temí cagar un feto. Y dejad que os recomiende este vino:

PONFERRADA 1

Pétalos del Bierzo. Entra como el agua y si bebes mucho te deja los labios tintados de morado, por la variedad de la uva mencía. Dicho esto, y a continuación, una foto de una bonita escultura dedicada al Botillo del Bierzo, junto al hotel Floriana, de Molinaseca, dónde nos alojábamos. Sorprendente en cuanto a la singularidad inherente a hacerle una escultura a un alimento:

PONFERRADA 2

Y una hermosa vista lateral, en que destaca su asombroso parecido con una ñorda (con perdón):

PONFERRADA 3

Bonita tierra, buena gente y buena comida. En el apartado de curiosidades, los amigos que después de la actuación me regalaron una lata de espárragos “super cojonudos”, en respuesta a los espárragos “cojonudos” de que os hablé en este anterior post.

PONFERRADA 4

Os pongo dos fotos, para que escojáis, una muy desenfocada y otra con un flashazo feísimo.

P.D.: Os dije que la Ponferradina ganaría a la Cultural, que me lo había dicho Dios.