Bueno, pues nada, quiero dejar constancia de la semana bonita que hemos vivido. Lo de Joaquin Sabina no tiene nombre. Bueno, sí, tiene nombre: Joaquin Sabina. El más grande. Y vino al programa como lo que es, un crack que se ríe de todo, de sí mismo, de nosotros y de la vida. Y nos dio una lección de cómo ser un más que excelente invitado de late:

Y, por supuesto, inmensa alegría por los dos premios otorgados por la Academia de la Televisión, la ATV. Mejor presentador y Mejor guión para el programa Buenafuente. Me alegro muchísimo por Andreu, que se lo merece siempre, pero llevo la sonrisa de los domingos puesta por mis compañeros guionistas, cuyo trabajo no siempre se reconoce como se debe, y que cada día está ahí para que lo luzcamos nosotros y nos llevemos el mérito.

Júlia, Oriol, Toni, Roger, Tomas, Rafel, Álvaro, Javi(s), Álex(s), René, Laura, Jordi, y todos los que me dejo de esta lista interminable e inacabable de profesionales que van pasando, entrando y saliendo por el programa, dejando cada día en él lo mejor de sus podridos cerebros.

atv

ENHORABUENA, COMPAÑEROS. Y GRACIAS.