Una broma privada. Mi amigos Xavi y Melanie me han traído un recuerdo de su viaje a Egipto. Se trata de un camello (una reproducción, mis amigos saben que no acepto grandes rumiantes vivos como regalo) que cuando es presionado en el estómago reproduce una canción. Ni idea de lo que dice, está en árabe, una lengua desconocida para mí . Lo que sí sé es que está repetida tres veces y acelerada. Regalos que hacen risa, los mejores.