Continúo bajo el influjo del ajo reverberante. Ahora la canción que me viene a la mente cada vez que eructo es «Unforgetable», de Nat King Cole: