Estar callado no es sinónimo de no tener nada que decir.