Mi mánager, Manel, usa a menudo la expresión “renovar los votos”. Se refiere a redescubrir a la gente a la que admiras. Normalmente utiliza la frase cuando vuelve a ver sobre las tablas algún artista al que hacía tiempo que no veía, a cuyo trabajo ya se ha acostumbrado con el tiempo, y vuelve a enamorarse de su genio. Con Jordi Évole, el Follonero, me ocurrió este fin de semana pasado, viendo su programa “Salvados”, dedicado a Euskadi. La sensibilidad, el tacto, la verdad que se respiraba en su reportaje, me impresionó y me tuvo pegado a la tele. Me sorprendió  algo que, por supuesto  ya tenía claro, pero que volvió a sacudirme con fuerza. La grandeza de Jordi y su equipo. Cómo, bajo el envoltorio de un programa de humor, arrojó a la cara de todo el país el que seguramente es ya uno de los mejores reportajes con mayúsculas sobre la delicada situación política de Euskadi. Honestidad y buen hacer. Viendo a Jordi Évole, el Follonero, actuando no ya como un gran cómico, que también lo es, sino como un periodista con todas las letras, sentí admiración y agradecimiento por tenerlo cerca. Mi más sincera enhorabuena. Votos renovados. Revisad el documento completo en youtube. Vale la pena. Aquí os dejo una muestra.