Público – Persona, animal o cosa (27/09/09)

apocalipsis-maya-blog

Los agoreros dicen que el fin del mundo se producirá en el 2012 porque en ese año se acaba el calendario maya. Me encanta el tema de las catástrofes. Siempre hay alguna a la vuelta de la esquina, y a veces son divertidísimas. Mi favorita es aquella ya clásica de Paco Rabanne que predecía que la estación Mir iba a caer sobre Paris en 1999. La realidad nos ha enseñado que las catástrofes de verdad acostumbran a ser mucho más inesperadas y casi siempre nos pillan por sorpresa. Por lo que respecta al fin del mundo, cada vez estoy más convencido que, de producirse, no será tanto un fin, sino más bien una especie de degradación o putrefacción del mundo.

Pero esta cosa de los mayas, créanme, no va a ocurrir. No es que lo haya pensado demasiado, pero se me ocurre una razón que aunque no viene avalada por conocimiento arqueológico alguno, viene sancionada por el fabuloso peso de su carga lógica: