Si vivís en Barcelona es posible que hayáis recibido en vuestro buzón una revista del Ayuntamiento en cuya contraportada aparece una entrevista a mi persona. Resulta que me preguntaron por 10 lugares que me gustaban de la ciudad. Y uno de esos 10 sitios que mencioné es la Plaça de Sant Felip Neri.

¿Veis esos agujeros junto a la puerta de la Iglesia? Pues son fruto de los bombardeos del 30 de enero de 1938 sobre Barcelona por parte de la aviación franquista. Impactos de metralla. Murieron 42 civiles ese día en esa plaza cuando corrían a refugiarse en el interior de la iglesia.

En la entrevista yo me refiero a esos agujeros como “marcas de fusilamientos”. Falso. Se trata de un estúpido error causado por la prisa en dar las respuestas. Que quede claro, metralla de bombardeo. Agradezco a las personas que me han avisado del error, a través de twitter y de una página de fans que tengo en facebook. En especial, a Camil Roig, a quien las bombas le tiraron la casa y le mataron dos hermanos, y que amablemente explicó su historia en el muro.

Actualización: me dice @AGUSTIJIMENEZ en twitter que San Felipe Neri es mi patrón. No lo sabía. Resulta que San Felipe Neri, que fundó la Congregación del Oratorio, era tan alegre que hoy día es considerado el patrón de los humoristas. Mola.