Lo noto. La Navidad está llegando. Ya me parece oír a mi madre trajinando en la cocina. Ya siento algo de náuseas por unos empachos que aún están por llegar. Mi cuerpo vaticina el ritual. Pronto una palabra que apenas ronda mi mente durante el año comenzará a parpadear en mi cerebro con luces de neón: Eno