Hoy he recordado la acojonante secuencia inicial de Sed de Mal (Touch of Evil, 1958). El brutal plano secuencia y ese Charlton Heston haciendo de mexicano. Epic.