Público – Persona, animal o cosa (16/07/11)

Durante el primer y segundo plato los comensales les dedican simplemente alguna mirada furtiva, aprovechando los momentos en que el peso de la charla se desplaza hacia los sectores más lejanos de la mesa. El que lo tiene junto al panecillo le va dando de vez en cuando algún toque. Desliza el dedo y accede rápido a la aplicación de su red social preferida. Echa una ojeada fugaz a las novedades y vuelve a la conversación como si tal cosa. Ajeno al discurso, sonríe con ojos de vaca.

Continuar leyendo la columna