Visto en Berlin:

SMOKING CINEMA

Un cine donde se puede fumar en el que, además, proyectan “El sentido de la vida” de los Monty Python. Raro de ver, ¿verdad? Yo aún me acuerdo de cuando la gente fumaba en todas partes. En la vida, no en la serie Mad Men. Mi médico de cabecera fumando mientras me hacía la receta después del chequeo, gente fumando en el autobús, en la mercería, en todas partes… Ahora parece cosa de otro planeta, pero yo aún lo viví, que ya comienzo a tener canas, y no sólo en la cabeza. Hablando de cine. Anecdotón: Mi mayor clapada en el cine la di con “El último emperador”, de Bernardo Bertolucci, en el extinto cine Calín de Cardona. Me dormí a los cinco minutos de empezar y me desperté a los cinco de acabar, con lo cual, y teniendo en cuenta que empieza y acaba con el susodicho emperador en la cárcel, y todo el cuerpo de la película es el recuerdo de sus días gloriosos, a día de hoy sigo creyendo que “El último emperador” es un drama carcelario.