Bueno, aún no había dicho nada en este blog de mi primera incursión en el mundo del cine con mayúsculas. Es momento de hacerlo. Sí, tengo un papel en Spanish Movie.

spanishmovie-cartel1

Un papel de peso. Por ello aparezco de una forma tan preeminente en el póster promocional. Sí, sí, ahí al lado de la escoba. Os amplío bien la zona para que podáis apreciar el detalle:


pitufo_detalle

Soy el de azul.

Durante estos últimos tres años he rechazado ofertas de Pedro Almodóvar, Julio Medem, Michael Mann y  Manoel de Oliveira. Estaba esperando el proyecto que me interesara, y sobretodo, el personaje para el que estaba llamado. Cuando Javier Ruiz Caldera me propuso el papel de pitufo vi claro que se trataba de mi oportunidad. Era un papel escrito para mí. Un ser que ha vivido toda su vida en un pueblo de machos con una sola mujer, Pitufina, ha de ser por fuerza un contumaz pajillero. No pude negarme. Eché la vista atrás y me di cuenta que toda mi adolescencia y primera juventud (qué demonios, hasta día de hoy) había sido una preparación, al más puro estilo Stanislavsky, para este momento.

Además, se trataba de un papel que me permitía exhibir mi torso desnudo, otro de los requisitos imprescindibles que requería mi entrada por la puerta grande en el cine español. Sólo había una pega: compartía escena con Andreu Buenafuente, quien, una vez más, pretendía robarme protagonismo (¡¡maldita vieja diva!!). Sin embargo, conseguí colocar una cláusula en mi contrato según la cual, el showman de mediana edad estaría obligado a aparecer en la película con barba y peluca, interpretando a David el Gnomo. De este modo, pasaría desapercibido y la gloria sería toda para mí. Adjunto un documento gráfico en el que me podéis ver durante el complicadísimo proceso de caracterización:

berto_pitufo_caracterizacion1
Obsérvese con que maestría me oculto los pezones para que la foto no pueda ser clasificada X.

Una experiencia sumamente agradable, en suma, y que me prepara para nuevos retos cinematográficos, de mayor empaque. Si bien es cierto que me atenaza el temor de quedarme encasillado en papeles de personajes de fantasía, sé que algún avispado director sabrá darse cuenta que estoy preparado para empresas mayores. Ya le he enviado a José Luís Garci un videobook donde represento primorosamente a una castañera coja de la España de posguerra.

Y una cosa más, comparto escena con Michelle Jenner. Sí, amigos, ya he dicho que fue una experiencia sumamente agradable, ¿verdad? No sólo es insultante e inconcebiblemente guapa sino también un encanto de persona. Un tipo de anomalía poco frecuente. Aquí me veis con ella y Javier Ruiz Caldera, el director (muy buena gente también; no tan atractivo, quizás).

berto_michelle_javier

Soy el de azul.

Espero que os guste la película. Yo me eché unas risas bien echadas. Y sí, lo sé, se rumorea algo sobre un Goya al mejor cameo revelación. No me quiero hacer ilusiones, pero, por si acaso, ya he ido a comprarme un smoking, he hecho sitio en la estantería y se lo he contado a mi madre.