Circula por la web un mail titulado “Mi papá es gilipollas” (me consta que algunas veces lleva otros títulos, tales como “Odio a mi papá”, o “Mi papá es imbécil”. Sea como sea, el concepto es siempre el mismo. A mí me llegó con el título mencionado). En dicho mail se han recopilado una serie de fotos de cabronadas a niños pequeños, algunas de peor y otras de mejor gusto. Niños disfrazados, humillados, puteados, etcétera. De entre todas esas fotos hay una que me tiene alucinado desde que la vi por como define en toda su crudeza la gestación de un trauma infantil y cómo subraya lo cretino que llega a ser ese papá. Es esta imagen:

del-mail-mi-papa-es-gilipollas

Impresionante.