Aquí va hoy mi más sentido homenaje a Pepé le Pew, o como muchos le recordaréis “el zorrillo apestoso” (léase “sorriyo”) según la traducción hispana de la época.

TENAZ Y HEDIONDO

Me declaro fan incondicional de las aventuras de este adorable segundón del universo animado Warner. Una mofeta macho de origen francés que desprende un hedor insoportable y que en cada episodio acosa hasta la náusea a una gata a la que, por azar, siempre confunde con una mofeta hembra. Impagables las reacciones de la gata. Sus miradas de terror, sus pataleos sordos, sus espasmódicas contorsiones. Os dejo un par de episodios. El primero, “Little Beau Pepé”, en italiano (mira tú), ambientado en la legión francesa:

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=UFt4-bKpwWM&feature=related[/youtube]El segundo, “for Scent-imental reasons”, ocurre, cómo no, en Paris. Este está en inglés, y Pepé habla con un macarrónico acento digno de atención:

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=4fKUwGJ1qN4&feature=related[/youtube]El “sorriyo apestoso”, quizá el más metafórico de todos los dibujos animados. La culminación de la tenacidad, la lucha por un ideal (calzarse a la gata, básicamente) hasta la extenuación. La incapacidad de percibir el rechazo provocado en todos los que le rodean. El fracasado nato con alma de triunfador. Y por si fuera poco, una lúcida instantánea de la dimensión absurda de eso que conocemos como “enamoramiento”.

Me jugaría algo a que hoy esta serie seria retirada por hacer apología del acoso sexual.
Que nos la cogemos con papel de fumar (y el papel de fumar con unos guantes de látex).