He recibido una carta como las de antes. Por mail, eso también es verdad, pero como las de antes. Del tito:

QUERIDO SOBRINO

Me he reído mucho con tu libro en las manos. Un día de estos tendré que leérmelo.
Bueno. Esto lo dijo el maestro Groucho Marx y yo me he apropiado. No creo que le importe. La verdad es que te felicito por Cero Estrellas. Me ha dicho Joan Eloy que es muy bueno. Joan Eloy, que lo sepas, nunca me ha dicho que un libro mío es bueno. Así que tuve que pegarle. Es broma. No pego nunca.
De momento. Creo que estás condenado al éxito y me gustó despertarme antes el lunes e ir a presentar tu obra al Fnac. ¡Qué lugar más bonito!. Ya sabes que soy muy generoso. Por eso te mando un regalo un tanto extraño pero ya que soy un artista extravagante, igual tiene su gracia. Son unas fotos tuyas, entrando a tu casa. Unas fotos que jamás podrás hacerte tú solo. Y mira que hay cosas que puedes hacerte tú solo.
Bueno pues nada. Te dejo. Voy al plató, donde te veré y te diré que te he mandado un correo.
No me gustan las sorpresas.

Andreu Buenafuente

UNA CARTA COMO LAS DE ANTES

Fotos: Andreu Buenafuente

Y así fue. Llegó al plató, me vio, me lo dijo y leí su carta.
Todo sucedió según lo previsto.