Hoy quiero compartir con vosotros la foto en la que creo que salgo peor de todas las que tengo de mi propia persona. Es esta:

UNA DE MIS PEORES FOTOS

La expresión general y el gesto denotan una gran estupidez, y en particular la mirada es excelente. Un ojo parece estar a punto de entrar en coma, mientras que el otro, mediante un curioso efecto óptico, da la impresión haber sido cegado produciéndose el llamado “efecto ojo-pollo”.