Ésta última ha sido una noche francamente larga. ¿Os ha pasado alguna vez que dormís las horas habituales, o incluso menos, y sin embargo amanecéis al día siguiente descansados y frescos como una lechuga particularmente fresca y descansada? Pues eso me ha ocurrido hoy. He dormido apenas 5 horas y, sin embargo, tengo la sensación de haber estado durmiendo días, incluso meses.

De hecho, este era mi aspecto al despertarme.

UNA NOCHE MUY LARGA