Hoy he oído en un programa de tele a alguien refiriéndose a otra persona y definiéndola como «una persona muy humana», expresión que me encanta. Reconozco que nunca está de más descartar que alguien es de otro mundo, o tan feo que resulta animalesco.