Una tarde de domingo.  Momento tan bueno como cualquier otro para volver a admirar esta obra maestra: los títulos de crédito iniciales de Watchmen.